Los condimentos son partes fundamentales de la gastronomía. De igual manera que cuando comemos un perrito caliente le añadimos kétchup, mostaza o mahonesa, cuando hacemos sushi en casa o acudimos a un restaurante especializado, lo condimentamos con salsa de soja.

La soja es un ingrediente imprescindible en la cocina nipona. No encontrarás un local (un buen local) que no te sirva un platito con salsa de soja cuando pides sushi. Y es que la gran mayoría de platos típicos japoneses se condimentan con este exquisito aderezo.

 

Salsa de soja - Monster sushi

¿Qué es la soja?

Las habas de soja son unas legumbres que se cultivaban hace siglos en China, Corea y Japón, pues se tenía la creencia de que tenía propiedades medicinales, más allá de las alimenticias. Su uso se extendió de tal manera que incluso ha llegado a nuestras mesas a día de hoy, miles de años más tarde y en un país occidental. (¿Quién se lo iba a decir a los cultivadores de entonces?)

Los altos valores nutricionales de este alimento, la fibra que contiene, el hecho de ser bajo en grasas, no contener colesterol y, por supuesto, su exquisito sabor, hacen de este alimento un must en la cocina japonesa.

Y que no falte la salsa de soja

Son muchas las maneras que tenemos de consumir soja. Algunos de los más comunes son el edamame, el miso, el tofu o los brotes. La indispensable para acompañar un buen plato de sushi es, como decimos, la salsa de soja.

Pese a que en occidente tenemos la mala costumbre de mojar toda la pieza de sushi en el plato, impregnándola por completo, en el país del sol creciente posiblemente nos mirarían muy mal si nos vieran hacer eso. La salsa únicamente debe tocar la parte del pescado y de manera leve, pues de lo contrario se modifica el sabor de los ingredientes, “estropeando” así todo el plato.

Benefíciate de las propiedades de la soja y acompaña tus platos con el condimento predilecto de los japoneses: la salsa de soja. Si todavía no la has probado, ¿a qué estas esperando? Ven a nuestro restaurante japonés de Barcelona y disfruta de su sabor.

Compartir:


Volver al blog