El sushi, ese plato originario del país del sol naciente que tantos adeptos tiene ya en occidente, es cosa de hombres. Así lo creían en Japón y así lo siguen sosteniendo a día de hoy en un gran número de países y culturas.

Pese a que la gastronomía japonesa es una de las más reconocidas mundialmente por su calidad y sabor inigualable, lo cierto es que las mujeres tienen un papel secundario en ella. Desde la popularización del sushi a finales del siglo XIX, los cocineros eran (debían ser) hombres. ¿Por qué?

Según la creencia popular (cada vez menos extendida), una mujer no debe ni puede preparar sushi porque sus manos tienen una temperatura más elevada que la de los hombres a causa del periodo menstrual o los cambios hormonales. Este factor podría estropear la frescura del pescado y modificar los sabores de los ingredientes, lo que restaría calidad al resultado final. Estos mismos cambios, dicen, trastocarían al sentido del gusto, imprescindible para ser un buen chef.

Un gran número de médicos especialistas ha refutado esta teoría y ha demostrado que cada hombre y cada mujer tienen una temperatura distinta y que, en caso de que ésta sea demasiado elevada, solo bastaría con meter las manos en agua fría unos segundos, independientemente de cual sea su sexo.

Las mujeres se están abriendo camino poco a poco en este mundo complejo y competitivo y ya son muchas las que se ponen a los mandos de las cocinas de restaurantes de sushi, tanto en oriente como en occidente. Convertirse en todo un itamae (chef de sushi), sin embargo, no es nada fácil. Debe estudiarse en profundidad durante un largo periodo de tiempo para poder ser considerado “chef”, lo que aumenta todavía más las ganas de algunas mujeres de aprender y sorprender.

En Monster Sushi confiamos en que cada vez más mujeres tomen las riendas y nos deleiten con sus maravillosas creaciones de sushi tras convertirse en itamaes. Frente a nuestras cocinas, de hecho, encontramos a Fabiola, quien se formó con Andy Matsuda, reputado maestro de cocina japonesa conocido en todo el mundo.

Nosotros ya apostamos por la fuerza de las mujeres itamaes en nuestro restaurante japonés de Barcelona. Si quieres comprobarla por ti mismo, ven a vernos a Plaza Gala Placidia, nº 25.

Etiquetas: , , , ,

Compartir:


Volver al blog