En otras ocasiones ya  hemos hablado de cuán importantes son los condimentos y aderezos en la comida japonesa. Escoger con detenimiento todos los ingredientes y cocinarlos a la perfección marcará la diferencia entre un plato de calidad digno de ser recordado por el resto de los tiempos, o uno mediocre que no desearíamos que comiera ni nuestro peor enemigo.

El jengibre, también conocido como gari, es uno de los acompañamientos más recurridos para el sushi, especialmente si éste contiene pescado. De color rosado y cocinado generalmente en finas tiras, suele ser presentado junto al resto de piezas como una parte más del plato.  El gari se debe preparar con jengibre fresco y joven, y sus láminas son marinadas en una solución compuesta de vinagre y azúcar, lo que le aporta un sabor dulce a la vez que picante.

Si eres de los que añades estas deliciosas láminas a tus piezas de sushi y lo comes todo en conjunto, debes saber que no lo estás haciendo bien. De igual manera que un gran número de occidentales bañamos nuestros makis en salsa de soja, de lo que se escandalizarían los habitantes del archipiélago japonés, también cometemos el error de incluir el gari como un ingrediente más del plato.

¿Cómo se incluye el jengibre en la comida japonesa?

Los buenos hábitos japoneses indican que debemos coger una lámina de jengibre entre plato y plato de sushi, nunca entre medias. Esto es debido a que tiene propiedades antimicrobianas que nos ayudan a evitar problemas estomacales y nos limpian el paladar, preparándolo así para disfrutar de una nueva pieza de sushi sin que el sabor de la ingerida anteriormente interfiera en él.

Ahora que ya sabes cómo debes comer gari cuando te lo sirvamos en nuestro restaurante japonés de Barcelona, Monster Sushi, notarás la intensidad de los sabores de cada una de las piezas de sushi que te sirvamos.

Si quieres poner en práctica lo aprendido, no dudes en pedir cita a través de esta página web o llamándonos al número de teléfono +34 932 185 001.